Imagen



Navegación

Página de inicio

Página aleatoria
Todas las páginas
Categorías
Navegación

Administración
Archivos

Buscar en este sitio
»


Nefrectomía

RSS
Modificado el jueves, 15 de noviembre de 2012 12:55 por Administrator Categorizado como Cirugía
Es una intervención quirúrgica consistente en extirpar el riñón. Existen dos tipos de nefrectomía: total y parcial. En la nefrectomía total se extirpa todo el riñón, mientras que en la nefrectomía parcial se extirpa sólo una parte, conservando parte del órgano.


Método

Actualmente se realiza mediante laparoscopia, pero en casos muy complejos puede ser necesaria la cirugía abierta. La laparoscopia utiliza pequeños orificios practicados en el abdomen para introducir finos instrumentos quirúrgicos. Una vez liberado y seccionado el pedículo renal (arteria y vena) y el uréter (cuando es nefrectomía total), el riñón se extrae por una pequeña incisión abdominal o a través de una vía natural (vagina). La cirugía abierta precisa de incisiones de considerable tamaño practicadas en la piel que permiten un acceso amplio la cavidad lumbar donde se halla el riñón (vía lumbotomía o laparotomía subcostal).

Indicaciones

Los tumores son motivo más común de extirpación renal (nefrectomía). Si son de pequeño tamaño puede extraerse sólo el tumor conservando la parte sana del riñón (nefrectomía parcial). Los tumores de gran tamaño precisan la extirpación completa del órgano (nefrectomía total). El riñón puede ser extirpado asimismo en algunos casos de enfermedad benigna (litiasis, cálculos, infección, dilatación severa (hidronefrosis), anulación, sangrado).

Alternativas

En tumores renales de muy pequeño tamaño pueden aplicarse crioterapia o terapias de alta frecuencia (HIFU). La crioterapia provoca la congelación de la porción del riñón afectada por el tumor, sin ser necesaria la nefrectomía. Es una terapia novedosa que requiere mayor contrastación.

Resultados

La nefrectomía por tumor consigue la curación completa en la mayor parte de los pacientes. Si el riñón es extirpado por enfermedad benigna la enfermedad suele quedar solucionada una vez se extirpa el foco patológico. Con un solo riñón restante se puede hacer una vida completamente normal

Complicaciones

La intervención suele transcurrir sin incidentes y las complicaciones son muy poco frecuentes. Existe la posibilidad de sangrado con eventual formación de hematoma que, en ocasiones, puede requerir trasfusión de sangre y revisión quirúrgica, especialmente en la nefrectomía parcial. Durante las maniobras de disección renal pueden lesionarse los órganos vecinos (intestino, hígado, bazo, páncreas, pulmón). En los primeros días del postoperatorio puede haber grados variables de parálisis intestinal. En la nefrectomía parcial puede haber fugas de orina, lo cual es evitado colocando un catéter ureteral. Las heridas de la piel, sobre todo si ha existido cirugía abierta pueden producir hernias y alteraciones cutáneas.

Cuidados postoperatorios

La nefrectomía laparoscopica permite una rápida recuperación y evita las molestias derivadas de la clásica incisión abierta. El drenaje suele retirarse en las siguientes 24-48 horas de la intervención y el alta hospitalaria se produce en pocos días. La cirugía abierta requiere un proceso de recuperación y de curas más largo. Una vez operado el paciente pasa unas horas en reanimación y si la recuperación es correcta pasa a planta. A las pocas horas se realizan análisis de sangre para verificar que la función renal es correcta y no existe anemia.



(c) Asociación Española de Urología. Todos los derechos reservados.





AVISO IMPORTANTE

La información que la AEU facilita en esta página va dirigida al público general y es de carácter divulgativo. El lenguaje empleado está adaptado, en la medida de lo posible, al lenguaje popular, para hacerla inteligible. Esto conlleva algunas carencias si lo que se desea obtener son datos científicos y clínicos objetivos, lo cual excede a la intención de esta página. Ninguno de los contenidos de la presente página puede sustituir de ninguna manera el consejo médico real. Tampoco pueden tomarse decisiones de carácter médico u omitirlas en función de los contenidos de está página, que son únicamente informativos. El alcance de la información de esta sección sobre Enfermedades Urológicas está limitado a aportar una visión divulgativa sobre un tema concreto y no puede ser utilizada en ningún caso para establecer una indicación de pronóstico, diagnóstico o tratamiento de una enfermedad o problema de salud ya que, en la Web, no es posible realizar de forma correcta estas acciones o cualquier otra acción médica. Los temas expuestos han sido redactados por especialistas en urología seleccionados por la AEU. El texto se adapta a las guías clínicas y al conocimiento médico actual si bien no es posible garantizar de forma absoluta la vigencia y veracidad de todos los conceptos expuestos. El avance de la medicina es continuo y las informaciones contenidas en esta página pueden quedar obsoletas o ser cuestionadas en cualquier momento. Por todo ello es imprescindible que, para cualquier consulta o toma de decisión médica, se dirija Ud. directamente a su urólogo.