Imagen



Navegación

Página de inicio

Página aleatoria
Todas las páginas
Categorías
Navegación

Administración
Archivos

Buscar en este sitio
»


Síndrome de dolor pelviano crónico

RSS
Modificado el viernes, 21 de junio de 2013 12:39 por Administrator Categorizado como Sin categorizar
Se caracteriza por dolor abdominal y región suprapúbica (bajo vientre), periné, y genitales, que quede irradiar a otras zonas (zona lumbar, extremidades). Puede coexistir síndrome miccional.

Tabla de Contenidos [Ocultar/Mostrar]

Causas

Es necesario buscar causas orgánicas como tumores, cálculos, infección urinaria, procesos inflamatorios, vejiga neurógena. Es necesario rastrear no solo el sistema urinario sino el genital (ginecología), digestivo y locomotor (reumatología) en busca de alteraciones. Afecta a hombres (posible relación con la prostatitis crónica) y en mujeres (posible relación con la cistitis intersticial). En muchos casos no se encuentra un factor determinante como causa del dolor. Se han podido constatar una serie de factores inmunológicos, endocrinos, neurológicos y psicológicos interrelacionados que contribuirían al cuadro clínico. Es frecuente que la capa de gliocosaminoglicanos presentes en la superficie de la vejiga se halle degradada.

Diagnóstico

El dolor puede medirse con escalas estandarizadas. Conviene localizar y catalogar correctamente el dolor. La exploración visual y manual del área abdominal, genital y lumbar son fundamentales. Pruebas como la ecografía, radiografía y la TAC permiten visualizar los órganos y las estructuras del la pelvis presuntamente implicadas. La cistoscopia es útil para valorar el interior y capa superficial de la vejiga. Los análisis de orina y, en el caso de hombre, del semen o la secreción prostática son de gran ayuda. Las pruebas urodinámicas informan de cómo funciona la vejiga.

Tratamiento

Si hay una causa orgánica debe ser tratada. Si no se encuentra una causa clara se emplean pautas de tratamiento analgésico, antiinflamatorio, y espasmolítico. Pueden añadirse medicamentos tanto sistémicos (por vía oral o endovenosa) como intravesicales (Hialurónico, DMSO, Bótox). Es importante mejorar los hábitos de vida evitando tóxicos, sobrecarga y sedentarismo. El calor local y la fisioterapia pelviana son de ayuda. Algunos casos requieren cirugía.

Pronóstico

Con un correcto abordaje terapéutico puede solucionarse la frecuencia e intensidad del dolor, incluso llegando a desaparecer. Existen casos rebeldes a las terapias.

Urólogos expertos en síndrome de dolor pelviano crónico

Lo que enlaza hasta aquí:

(c) Asociación Española de Urología. Todos los derechos reservados.





AVISO IMPORTANTE

La información que la AEU facilita en esta página va dirigida al público general y es de carácter divulgativo. El lenguaje empleado está adaptado, en la medida de lo posible, al lenguaje popular, para hacerla inteligible. Esto conlleva algunas carencias si lo que se desea obtener son datos científicos y clínicos objetivos, lo cual excede a la intención de esta página. Ninguno de los contenidos de la presente página puede sustituir de ninguna manera el consejo médico real. Tampoco pueden tomarse decisiones de carácter médico u omitirlas en función de los contenidos de está página, que son únicamente informativos. El alcance de la información de esta sección sobre Enfermedades Urológicas está limitado a aportar una visión divulgativa sobre un tema concreto y no puede ser utilizada en ningún caso para establecer una indicación de pronóstico, diagnóstico o tratamiento de una enfermedad o problema de salud ya que, en la Web, no es posible realizar de forma correcta estas acciones o cualquier otra acción médica. Los temas expuestos han sido redactados por especialistas en urología seleccionados por la AEU. El texto se adapta a las guías clínicas y al conocimiento médico actual si bien no es posible garantizar de forma absoluta la vigencia y veracidad de todos los conceptos expuestos. El avance de la medicina es continuo y las informaciones contenidas en esta página pueden quedar obsoletas o ser cuestionadas en cualquier momento. Por todo ello es imprescindible que, para cualquier consulta o toma de decisión médica, se dirija Ud. directamente a su urólogo.