Imagen



Navegación

Página de inicio

Página aleatoria
Todas las páginas
Categorías
Navegación

Administración
Archivos

Buscar en este sitio
»


Hiperplasia Benigna de Próstata (HBP)

RSS
Modificado el viernes, 21 de diciembre de 2012 15:48 por Administrator Categorizado como Enfermedad
La hiperplasia benigna de la próstata (HBP) es una enfermedad benigna que afecta a hombres por encima de los 40 años a expensas del crecimiento de la próstata que puede dificultar en mayor o menor medida realizar una micción satisfactoria. La HBP aparece en todos los hombres, aunque no da problemas miccionales en todos ellos. Hiperplasia benigna significa "crecimiento o aumento de tamaño" de carácter no canceroso. Es decir que la HBP es una enfermedad completamente diferente al cáncer de próstata. También se la conoce como adenoma de próstata. El aumento de tamaño benigno de la próstata y las molestias se van haciendo más evidentes con el envejecimiento. El crecimiento (aumento de tamaño) de la próstata afecta sólo a una parte de la misma (zona transicional), precisamente la que está en relación con la uretra.

Tabla de Contenidos [Ocultar/Mostrar]


      Causas
      Diagnóstico
      Tratamiento
      Pronóstico


Causas

Se desconocen las causas de la HBP, pero probablemente depende de factores hormonales masculinos y la edad. No tiene nada que ver con el cáncer de próstata, aunque ambas enfermedades pueden coexistir en un mismo paciente.

Diagnóstico

El interrogatorio es muy importante. El paciente explica al urólogo los síntomas o sensación de dificultad para orinar. Existe un cuestionario (IPSS) para que el paciente lo rellene y se puedan cuantificar sus molestias. La ecografía permite conocer el tamaño de la próstata, detalle muy importante si hay que realizar cirugía. Valorar los riñones y la vejiga es importante. Un análisis de orina permite ver si hay infección de orina. Para conocer el grado de obstrucción provocado por la próstata se puede realizar una flujometría miccional (cuantificar el caudal del chorro miccional en mililitros por segundo) y, en caso necesario hacer un estudio urodinámico (evaluar como funciona la vejiga frente a la obstrucción). Un análisis de sangre permite evaluar, entre otras cosas, la función renal y el PSA (para descartar la presencia de cáncer de próstata).

Tratamiento

Cuando la HBP provoca molestias (dificultad para orinar, retención de orina, sangrado, infecciones) es necesario dar tratamiento. Existen medicamentos que mejoran la amplitud de la uretra prostática y facilitan la salida de la orina desde la vejiga. Son los alfa-bloqueantes (doxazosina, tamsulosina, sylodixina) que abren el cuello de la vejiga, y los inhibidores de la 5-alfa-reductasa (finasteride, dutasteride), que disminuyen el tamaño prostático. Cuando el paciente no mejora o no tolera la medicación puede estar indicada la cirugía. Se trata de extraer sólo la porción de próstata que produce obstrucción. Existen varios métodos para ello: Por vía abierta a través del abdomen (adenomectomía) cuando la próstata es muy grande y por vía transuretral (endoscopia) cuando la próstata es mediana o pequeña. Pueden usarse la RTU (resección transuretral de próstata) con dispositivos eléctricos, y la cirugía láser KTP, también llamado láser verde.

Pronóstico

Los pacientes que tienen próstata más grandes y PSA más elevado (descartando cáncer) tienen más posibilidades de padecer retención aguda de orina y necesitar cirugía. El tratamiento farmacológico mejora los síntomas y, consiguientemente, la calidad de vida. En casos evolucionados puede producirse afectación de las funciones de la vejiga, con aumento de sus funciones (frecuencia, urgencia, incontinencia) o disminución de las mismas (residuo postmiccional). Acudir al urólogo cuando comienzan los síntomas en la micción y realizar revisiones periódicas permite diagnosticar a tiempo las dolencias prostáticas. Empezar el tratamiento médico precozmente disminuye el riesgo de progresión de la enfermedad y sus complicaciones.



(c) Asociación Española de Urología. Todos los derechos reservados.





AVISO IMPORTANTE

La información que la AEU facilita en esta página va dirigida al público general y es de carácter divulgativo. El lenguaje empleado está adaptado, en la medida de lo posible, al lenguaje popular, para hacerla inteligible. Esto conlleva algunas carencias si lo que se desea obtener son datos científicos y clínicos objetivos, lo cual excede a la intención de esta página. Ninguno de los contenidos de la presente página puede sustituir de ninguna manera el consejo médico real. Tampoco pueden tomarse decisiones de carácter médico u omitirlas en función de los contenidos de está página, que son únicamente informativos. El alcance de la información de esta sección sobre Enfermedades Urológicas está limitado a aportar una visión divulgativa sobre un tema concreto y no puede ser utilizada en ningún caso para establecer una indicación de pronóstico, diagnóstico o tratamiento de una enfermedad o problema de salud ya que, en la Web, no es posible realizar de forma correcta estas acciones o cualquier otra acción médica. Los temas expuestos han sido redactados por especialistas en urología seleccionados por la AEU. El texto se adapta a las guías clínicas y al conocimiento médico actual si bien no es posible garantizar de forma absoluta la vigencia y veracidad de todos los conceptos expuestos. El avance de la medicina es continuo y las informaciones contenidas en esta página pueden quedar obsoletas o ser cuestionadas en cualquier momento. Por todo ello es imprescindible que, para cualquier consulta o toma de decisión médica, se dirija Ud. directamente a su urólogo.